¡Queremos ser su tercer amigo!

Ferrari F430 in Madrid, HDR Suponga que su auto tiene una velocidad máxima de 180 km/hora. Y como Ud. quiere ir más rápido, sabe que tiene que mejorar algo  para conseguir más velocidad. Para ello recoge los consejos de tres amigos. El primero le dice que Ud. tiene que ponerle  un tapizado de cuero  como tienen los autos de lujo que alcanzan velocidades de más de 200 km/hora. Su segundo amigo le aconseja que mejore todos los elementos de  su auto hasta convertirlo en uno de alta gama. Finalmente el tercero le dice que seguramente  aumentando un poco la entrada de combustible al carburador, se pueda obtener un 25% más de velocidad máxima porque en su auto, lo que determina, lo que restringe la velocidad máxima es el caudal de entrada de combustible al carburador.

Su primer amigo seguramente es un gran amigo, que sabe poco de cómo funcionan los autos y que le aconseja gastar mucho y no se conseguirá nada de lo que Ud. pretende.
Su segundo amigo probablemente también es un gran amigo, sabe un poco más de autos que su amigo anterior. Sabe por ejemplo que hay autos que tienen mayor velocidad máxima que otros, no sabe bien porqué pero le da un consejo que funciona. Seguramente si Ud. lo sigue, luego de gastar muchísimo dinero, Ud. tendrá un auto con una velocidad máxima un poco mayor que la actual.
El tercer amigo, sabe de autos y de Gestión de Restricciones. Sabe que generalmente el máximo desempeño de un sistema depende de muy pocos elementos: las restricciones. Si las identificamos y operamos sobre ellas, podemos lograr mayor desempeño con poco esfuerzo. Su tercer amigo  le aconseja que gaste poco pero que lo haga en un elemento específico y así se logra lo que Ud. desea: que su auto tenga una velocidad máxima mayor. Además, su tercer amigo es un gran amigo.

¿Qué clase de enfoque está aplicando hoy para que su empresa tenga mejores resultados? ¡Queremos ser su tercer amigo!

 

Socio fundador de GRUPO TRÚPUT.

Posted in Gestión de Restricciones

Leave a Reply