La exposición de prestigio personal en la gestión de proyectos

Douc Langur (Pygathrix nemaeus )
ucumari / Foter.com / CC BY-NC-ND

Me refiero al prestigio de las personas a las que les toca gerenciar un proyecto. En lo que he leído sobre la gestión de proyectos no he encontrado mucho sobre este aspecto, sin embargo en la práctica profesional es de las primeras inquietudes u obstáculos que se plantea la organización, sobre todo el elegido. En general a la persona a la cual se le encarga la dirección o liderazgo de un proyecto, se le está dando dos tareas muy importantes. La primera es llevar adelante un proyecto del cual se espera un impacto positivo en la organización. La segunda, y quizás la más importante para él, es salir de esta aventura sin haber afectado negativamente su prestigio personal. Esto último se vuelve más importante en las organizaciones en donde no están dedicadas exclusivamente a proyectos, o sea, se toman para los proyectos personas de otras áreas durante el tiempo de ejecución del mismo. La persona no sólo debe llevar adelante el proyecto sino que además no debe descuidar su área principal de trabajo que es a dónde regresará una vez terminada la aventura.

Considerando lo anterior, los antecedentes de la organización y los malos resultados mundiales en esta área de gestión, las personas a las cuales se les da esta responsabilidad es lógico que se planteen como objetivo salir lo menos herido posible. Una manera de lograrlo es no haciendo muchas olas, ni cambios, sino tratando de seguir la cultura y políticas de la empresa. Si el proyecto tiene los resultados mediocres normales de la organización es más un tema global que particular, en cambio si el director propone cambios importantes los resultados le serán asignados directamente a él.

Complica aún más la situación de la exposición del prestigio personal el que son varios los que evalúan la ejecución de los proyectos. Por un lado está el sponsor, principal interesado e impulsor que generalmente es el que autoriza y pone a disposición los fondos de dinero. Dentro del grupo de interesados también llamados stakeholders, se encuentran diversos tipos de personas con distintos intereses que de alguna manera u otra se ven impactados por el proyecto. Algunos serán los usuarios, otros los proveedores, clientes,… Todos ellos de alguna manera van a evaluar al proyecto y a su director. Suponiendo que este director tenga suerte y su proyecto sea uno de los que se encuentra dentro del 30% que cumple con las 3P (plazo, presupuesto y prestaciones), para cuidar su prestigio personal debe hacer además una excelente gestión de este grupo tan amplio.

Quizás sea por esto que a menudo se ven algunos comportamientos en los directores de proyecto, que a mi entender, empeoran y perjudican la gestión. Alguno de ellos son:

  • Cubrirse o agregar demasiada protección. Esta es una línea extremadamente peligrosa. El protegerse más en cada aspecto del proyecto no hace que el proyecto esté más protegido. Por algo los proyectos que nunca se terminan son los que no tienen fecha de finalización, o sea los que tienen  protección infinita.
  • Buscar el compromiso de los demás para el cumplimiento de las tareas en el tiempo estimado. Este comportamiento es también muy nocivo. Si damos por válido el punto anterior, si los integrantes del proyecto sienten que van a ser medidos por el cumplimiento de un estimado, se van a proteger contra los imprevistos, lo que va a perjudicar globalmente al proyecto.
  • Dedicar tiempo a identificar y avisar constantemente  sobre posibles causas fuera de su área de control a las que pueda hacer culpables del fracaso del proyecto en caso de ser necesario.

Y no podemos culparlos. Se les pide que sean responsables de un cambio importante para la organización, en un área donde seguramente no tienen expertise y dónde los resultados mundiales son pésimos. No alcanza con eso, que su desempeño va a ser juzgado por decenas de personas, los stakeholders y para darle un broche de oro es muy probable que su asignación de tiempo no sea completa pues tenga además que seguir haciendo su trabajo rutinario. Es claro que la mayoría de las personas no se ponen muy contentos con este tipo de ofrecimiento dentro de las empresas, pues saben que tienen mucho que perder. Quizás lo más importante que se puede ver afectado es su prestigio personal.

 

Tagged with: , ,

Leave a Reply