“Sin objetivos…no hay problemas”

CompassUseTargetMarked
Audrius Meskauskas / Foter.com / CC BY-SA

 

“Tenemos un problema en la empresa”.

”¿Qué objetivo de la empresa está en riesgo por la existencia de ese “problema? ¿Cuál es el objetivo amenazado?

Esta poderosa pregunta tiene la característica de lograr al mismo tiempo que se desarrolla conciencia sobre los objetivos de la empresa, colaborar a establecer la magnitud del efecto.

No es raro encontrar como respuesta a esta pregunta, un análisis que establece que realmente no estamos en frente a un problema, sino que simplemente existe una situación molesta o una posibilidad de mejora.

Si no podemos definir con claridad cuál es el objetivo amenazado por el supuesto problema, tenemos un problema muy real: la empresa está al garete, navega hacia cualquier lado y esa circunstancia pone en riesgo su propia existencia; urge definir objetivos para poder operar. “Si no tenemos objetivos… no tenemos problemas, pero tampoco tenemos muchas probabilidades de futuro”.

En las REUNIONES INTELIGENTES se avanza mucho cuando se establece la regla de que para plantear un problema, éste tiene que presentarse junto con el principal objetivo de la empresa que está en peligro. Esta que no esté muy claro cuál es el objetivo de la empresa que está en riesgo, no se puede declarar una situación como problema.

Una vez que tenemos un legítimo problema –validado por su objetivo de referencia– debemos asignar a quién se encargará de liderar su tratamiento.

Por más información sobre REUNIONES INTELIGENTES haga click aquí

Socio fundador de GRUPO TRÚPUT.

Leave a Reply