Cumplir es la principal ventaja competitiva. ¿SABREMOS CUMPLIR?

dominoes fall long exposure
loco’s photos / Foter / CC BY-ND

Cumplir lo prometido es una excelente herramienta competitiva. Se trata de un proceso muy simple (y muy difícil) que consta de dos pasos:

  1. Establecer por anticipado qué es lo que se va a dar. Esto implica construir con claridad las expectativas y es tan válido en el ámbito interno de la empresa con los colaboradores y colegas, como en el área externa de la empresa con los proveedores y con los clientes.
  2. Cumplir lo establecido. Sin excusas, sin condiciones, siempre.

Las empresas (y las personas) que se ajustan a este proceso, desarrollan confianza y lealtad. Cuando las promesas se cumplen de modo incondicional y en todas las oportunidades, se genera un ambiente propicio para las relaciones de largo plazo que son claves en el mundo empresarial.

Para adoptar este principio y efectivamente hacerlo operativo en las acciones cotidianas, es muy importante considerar el concepto del retorno de cumplir lo prometido. En algunas ocasiones, cumplir lo prometido implica un esfuerzo y un costo extra en relación a lo planificado. Significa destinar recursos que no estaban previstos para esa operación. Y aquí se plantea un dilema: ¿incumplimos lo prometido o gastamos más recursos? En el corto plazo, se elegimos la opción de gastar más, el “saldo” es negativo,ya que se trata de incurrir en costos adicionales  y es por ello que algunas empresas en estas circunstancias, optan por el incumplimiento. Por otra lado, las que hacen el esfuerzo necesario para cumplir lo establecido, generan en el largo plazo un importante retorno que compensa satisfactoriamente los esfuerzos “extra” que implicaron el logro de algunos cumplimientos.

Un pilar básico de la metodología de PROPUESTAS MAFIOSAS es el de “cumplir lo prometido”.  Se puede argumentar que este principio tiene una sólida base ética pero también es cierto que es una inteligente práctica empresarial que proporciona concreto retorno económico y por ello es que es adoptada por muchas empresas en todo el mundo. Ser confiable es negocio.

Los buenos empresarios se dan cuenta que hay que cumplir lo acordado porque conviene (siempre) y no cumplir solamente cuando se cree que conviene (a veces).

Una de las estrofas más motivantes del Himno Nacional uruguayo es la que proclama: “¡Sabremos cumplir¡”. En esas dos palabras se encierra el concepto de la preparación y la capacitación previa para que cuando seamos llamados a honrar nuestros compromisos, estemos en condiciones de hacerlo.

¿Estamos en la empresa preparados para poder señalar con seguridad que cuando nos corresponda SABREMOS CUMPLIR?

 

Socio fundador de GRUPO TRÚPUT.

Posted in Propuestas Mafiosas

Leave a Reply