El Proceso para la Gestión de Restricciones

La manera sistemática con la cual gerenciamos las organizaciones a través de sus restricciones está guiada por el siguiente proceso, llamado los 5 pasos de la Mejora Continua de Teoría de Restricciones

1. Identificar las restricciones del sistema

2. Decidir cuál es la mejor manera de gestionarlas

3. Subordinar el resto de la organización a las decisiones anteriores

4. Incrementar la capacidad de las restricciones

5. Si la restricción cambia de lugar, evitar la inercia y replantear el proceso

Mi opinión es que los pasos claves son el 1ro y el 3ro ya que son los que más nos sacan de nuestra manera actual de gestionar las organizaciones y los que más incómodos nos hacen sentir. Optimizar, aprovechar al máximo (paso 2) un recurso ó comprar más (paso 4) son tareas a las que estamos acostumbrados y nos resultan más sencillas. Pero identificar cuál es el elemento que determina el desempeño de nuestra organización (paso 1) y lograr que todo el resto de la organización se subordine a este (paso 3) es todo un reto. Estamos acostumbrados a pedirle a cada área que sea eficiente, que mejore contantemente y de repente le vamos a pedir que tome acciones para asegurar que otro (no él)sea más eficiente?

Identificar la restricción no es fácil. Lo primero que nos viene a la mente es que tenemos demasiadas restricciones. Lo que realmente tenemos son demasiados problemas, pero al estar toda nuestra organización interrelacionada, las causas de esa enorme cantidad de problemas son muy pocas. Aquí como estamos tratando con eventos dependientes el principio de pareto 80 – 20 (el 20% de una acción producirá el 80% de los efectos) se convierte en 99 – 1. Una manera de identificar la restricción es listar todos esos problemas y preguntarse para cada uno de ellos por qué existe (causa); y luego con esa causa nuevamente por qué existe….así hasta llegar a responder 5 veces el por qué. Luego de hacer esto con unos cuantos problemas vamos a llegar a esa causa raíz, a la restricción del sistema.

Subordinarse. Es muy sencillo hacer a nivel lógico y muy difícil llevarlo a la práctica. Nuestros hábitos, inercia van a ser aquí nuestros grandes enemigos. Debemos identificar las reglas, políticas y modos de comportamiento que no sirven más, crear las nuevas y tener una gran constancia en ayudar a la organización a hacer el cambio.

Una vez que recorramos este proceso la mejora va a ser de gran magnitud, nuestra organización va a estar mucho más motivada y conviene que vayamos pensando en dónde queremos tener la restricción de ahora en más….pues siempre vamos a tener una.

Consultoría empresarial basada en TEORÍA DE RESTRICCIONES (TOC sigla por Theory of Constraints).

Posted in Gestión de Restricciones Tagged with:

Leave a Reply